domingo, febrero 04, 2007

Esta vez no era él quien se iba...


Esta vez había sido diferente, no entristeció.
Entendía, algo que siempre creyó distante, el desprendimiento que tanto le costaba de lo que quería.
Entonces camuflaba su melancolía con frases –“… dejo y cambio constantemente, para extrañar, para echar de menos digo...”
Pero… Esta vez no era él quien se iba.
La separación le había dejado clavado en el rostro una sonrisa tierna y conscuspiciente, digna, que no promete un sin-sentido, como lo tácitamente preestablecido entre quienes le interesa dar y recibir (también hay algo mas que nadie logra explicar). De esta forma se brinda sin esperas y despreocupados pasan del negocio de estar juntos. De todas formas es lo que habia, la rutina lo empujaba a vivir de esta manera y no se lo había planteado como un error.
De aquel instante recuerda la fotografía de:
Ella subiendo al tren. Ella girándose sobre su eje y el beso sobre la palma de su mano, que deslizado a través del éter impulsado por la potencia de un suave soplido, evidencia un mensaje en forma de gracia divina que fue directo al sitio sin geografía al que llamaban alma.
Él, se creyó merecedor del obsequio silencioso: Un -te quiero-
 selló la separación…

De esta forma pudo vislumbrar como una llaga puede abrirse cual campo arado. Se separaban una vez más.
En voz baja, nervioso y sonriente, se fue repitiendo hasta llegar a su automóvil:
-Esta vez fue diferente, porque será la última vez que nos separemos, lo sé.
Cuando se reposó en el asiento de su coche viejo, desarmose estando solo y en ese instante una dulce angustia que llegaba de sus tripas lo invadió, sintiendo una vez más, la necesidad de describir su estado, el que no comprendía del todo.
-¿Bolígrafo donde mierda estarás? –Libraba al aire, hasta que logro encontrar su herramienta predilecta y convulso, de una sola vez, escribió.

-Si, como la mejor de las excusas, cuasi perfecta, sólo falta vivirla para que cierre, jajaja… y como lo que más nos gusta, apunta delante, entonces en este momento nos conformamos en ver el sentido dulce y alegre de todo, las uniones. Por que si pensamos en lo que nos perdemos la cagamos…
-Es eso, el nutrimento desconocido que pegajosamente nos envuelve cuando chocamos segados dulcemente por la paz que sentimos ante el suave goce que siempre nos deslumbra. Sabes de qué hablo. ¡Brindis por eso! Por sentirse de fuego. Por esa magia que nos envuelve y nos hace sentir que la vida no sólo se vive como una inercia mecánica al que todos estamos obligados, sino que a veces tiene sentido el practicar vivir, entonces nos pintamos de rosa ¡Esto sirve!
Aun, en este sitio-estado pseudo optimo, desconfío de tal.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Este es uno de los mejores relatos que te leí. El segundo capítulo será inspirado en París. Sera que no se separan más...
Besos, Lu

http://www.bosquedeluciernagas.blogspot.com/

Anónimo dijo...

Probando comentario

Mavi dijo...

Como tener dudosas intensidades,
O algunas de lo más violentas y copiosas.
Como ver lentamente lo pequeño
Y luego rápidamente lo enorme,
Lo grande de ir haciéndose cada vez más pasado,
Menos recuerdo,
De ir borrándose de las líneas
Y sus consecuencias,
Más o menos inmediatas.
Variar de tamaño,
De sonido,
De gusto,
De color,
De textura.
Variar en el tiempo, en la duración.
Tal vez no llegar a la exactitud nunca,
Pero, ¿permanecer no es al fin lo que vale?
Yo no lo sé…
Tal vez nadie lo sepa,
O nadie sea la intensidad, la duda y el presente mismo.

Anónimo dijo...

Me gusta, me gusta tanto que este texto me da escalofrios...
Asi, Te quiero

Kipy dijo...

Me pedís que critique, aunque no me siento con la suficiente autoridad para criticar nada, voy a decir que me parece que deberías mejorar. De todas maneras ya sabemos que críticos y jueces responden a intereses particulares.

1) En la línea de : "Bolígrafo de..." en el final hay una palabra que no parece estar completa (logró). ¿Soy guacho no ?.
2) Me gustó el uso de los signos de puntuación me parecieron bastante correctos.
3) En algunos momentos me rompía un poco las bolas, un cierto aire Borgiano en el bocabulario y ciertas construcciones. No estoy seguro, por ahí es solo una impresión mía. ( Soy partidario del estilo barrial de Arlt ).
4)Como ya te he dicho, suele perderme entre tanto palabrerío. Pero seguramente debe ser una boludez mía, ya que noto ultimamente que no logro demasiada concentración en las lecturas.
5) La historia, me parece buena, es más, mientras estaba leyendo me imaginaba que lindo sería hacer un corto basado en el texto,pero sin diálogos. Solo la voz de un locutor leyendo el texto, imágenes remitiendo a las partes que van siendo leídas y por supuesto algo de música matizando. ¿No te parece?. Creo que con una camarita, una Pc con un programa de edición y un par de amigos que se presten para la ocasión,se podría hacer. Podrías actuarlo vos y alguna mujer.
6 ) Antes de hacer la crítica o como se llame, me tomé el trabajo de leer tus últimos escritos. Me gustan esos finales cortantes, digo esto, porque el texto no te induce al final. El final llega por sí solo instalándose con una fuerza que le es propia.
7 ) Algo muy personal. En ciertos momentos imaginaba a alguien preguntándome: ¿ Como definirías tu relación con Inés ?. Mi respuesta es : Eramos dos que sin tener nada que perder, decidimos seguir nuestro camino juntos...
Nada, en ciertas partes del texto me acordé de esto.

TE QUIERO AMIGO

donacoca dijo...

Llegué por casualidad, como llego a los blogs en la mayoría de las veces.
Pero, me gustó, la forma de expresar los sentimientos, el bocabulario,la libertad.
Me gustó de verdad